A la hora de responder a cualquier duda que nos planteemos sobre la importancia del compliance conviene imaginar las posibles consecuencias de cada acción u omisión en la actividad diaria de la empresa y su posible repercusión de ser negativas estas consecuencias.

Como se dice en el mundo anglosajón con más experiencia en este campo, si piensas que el compliance es caro, prueba el no compliance (if you think compliance is expensive, try non-compliance).

La importancia del compliance viene dada no sólo por las consecuencias negativas que supone no tenerlo implementado en la empresa, sino también por las posibles ventajas que puede reportar. Entre estas ventajas cabe destacar:

  • Conocimiento de los riesgos.
  • Exención de la responsabilidad penal.
  • Confianza para el mercado.
  • Apariencia de control sobre la empresa y su efecto disuasorio ante posibles delitos.
  • Ahorro de costes.
  • Favorece la inversión de accionistas al afianzar la seguridad de la operación, ya que disponer de un modelo de prevención reduce el riesgo de que la empresa sea imputada penalmente.
  • Refleja el compromiso ético de la empresa, fomentando la credibilidad ante posibles clientes e inversores.
  • Mejora el control que los administradores tienen sobre la organización de la empresa.
  • Facilita el acceso a la financiación al reducir el riesgo de la empresa.
  • Elimina la competencia desleal ya que detecta y castiga a quien se beneficia del no cumplimiento de las normas.