Divorcio y Separación

Continuando con la entrada anterior, continuamos con la práctica de la exploración de menores ante el Juez.

Práctica de la exploración de menores

Los padres tienen bastantes temores de citar a los hijos al procedimiento, por lo que puedan decir y por lo que puedan pensar de ellos, así como por el posible daño que dicha declaración pueda suponerles. Se realiza a puerta cerrada normalmente en el despacho del Juez, por lo que no pisan la sala de vistas que puede resultar fácilmente impresionable.

En dicho despacho se encuentran el Juez desprovisto de su toga que le otorga un aspecto intimidatorio, el menor y el Ministerio Fiscal que está presente pero normalmente no interviene. Pero hemos de tener en cuenta que los jueces muchos de ellos son padres y por tanto manejan la situación con suficiente soltura y diplomacia para que los menores no sufran ningún trauma.

Normalmente no realizan las preguntas de forma coactiva, sino que reconducen la situación a una conversación distendida que se encuentre al alcance de la comprensión del niño, en la que hacen que el menor explique un poco como se vive en su familia, si su papa trabaja mucho, si ve mucho a su mama, etc., Jamás pregunta si quieres quedarte con papa o con mama, sino que con habilidad se hace una idea de las relaciones familiares y en función de ello decide con qué progenitor es mejor que conviva el menor. Además son informados de que si no quieren contestar a algo no deben hacerlo.

No se prevé en la ley una forma concreta de llevarla a cabo, por lo que cada juzgado hace un poco lo que quiere según sus costumbres, pero todos respetan al menor por encima de todo para salvaguardar al máximo su intimidad y para ello los juzgados generalmente no permiten a las partes el acceso a estas declaraciones, ni estar presente durante la realización de la prueba,

Conclusión,

la exploración o declaración del menor, es la pieza fundamental del procedimiento de separación o divorcio, puesto que en función de su actitud y de lo que haya manifestado, va a decidir el Juez, que sobre todo primará el mayor beneficio para el niño, constituyendo por tanto la prueba fundamental del procedimiento, aunque legalmente no se regule como tal. Es errónea la creencia de que los padres pactan las condiciones que quieren en función de sus necesidades, porque al existir menores, todas las medidas que se adopten giran al alrededor de ellos, es decir p. ej. , se cree que el piso se otorga al cónyuge más desfavorecido, cuando realmente se otorga a los hijos y se beneficia el cónyuge que tenga la guarda y custodia, siempre en beneficio de los menores