Nuestro servicio de Compliance parte de analizar las características específicas de la empresa y de esta forma aconseja acerca de la mejor forma de organizar el programa de complimiento elaborando un específico sistema de prevención de riesgos penales, real y efectivo.

Tras el asesoramiento en la confección, implantación y desarrollo de políticas y procesos de prevención de delitos, adaptado todo ello a la actividad y nivel de riesgo de la empresa, se ofrece a nuestros clientes el seguimiento y apoyo externo en el mejor cumplimiento de los programas diseñados y la colaboración en la adaptación a los sucesivos cambios y mejoras legislativas.

Para este diseño del mejor y más efectivo programa de Compliance que adapte la empresa al Código Penal, estos servicios se centran básicamente en los pasos que se enumeran:

1.- Análisis e identificación de los riesgos penales de mayor incidencia.

Todo sistema de prevención ha de partir en su primera fase de la identificación de los riesgos penales que pueden tener mayor incidencia en la empresa, aclarando así las obligaciones legales más relevantes a que puede estar sujeta la empresa y dónde se encuentran sus puntos débiles en relación con el cumplimiento de la legalidad.

Soluciones Jurídicas Compliance ayuda a definir la exposición de la empresa a dichos riesgos penales en atención a la probabilidad de comisión (dependiendo del tipo y sector de actividad y del modo de organización de la empresa), y las posibles consecuencias para la persona jurídica.

2.- Identificación de procesos susceptibles de riesgo y revisión de los controles. Análisis de mecanismos de control y de respuesta.

La segunda fase para la implantación del modelo de prevención tiene por objeto el estudio de los mecanismos internos que ya pudieran existir en la empresa para el control y defensa con los que hacer frente a los riesgos identificados en la fase anterior.

Con ello, se evalúa la adecuación de los procedimientos ya existentes a los riesgos detectados.

3.- Definir y diseñar un protocolo de toma de decisiones.

Lamentablemente, los esfuerzos realizados hasta aquí no sirven de nada, si la respuesta de la empresa ante los posibles incumplimientos no comienza en el minuto 0, dejando claro que la tolerancia ante dichos incumplimientos no tiene cabida en la empresa, evitando que meros incumplimientos de los protocolos se conviertan en posibles hechos delictivos que puedan acarrear una responsabilidad penal para la misma.

Se hace necesario fijar por tanto las pautas de reacción en cada uno de los primeros momentos en que:

  • Se tiene conocimiento de un incumplimiento del código ético.
  • Se tiene conocimiento de la posible comisión de un hecho delictivo.
  • La empresa sea objeto de registros.
  • Se inicie un proceso penal contra la empresa.

Se trata de un elemento que, además de exigirse en el nuevo artículo 31 bis 5.2ª del Código Penal, es esencial en cualquier programa de compliance, por ello Soluciones Jurídicas Compliance asesora para establecer las pautas de actuación claras en estos casos, adecuadas a empresas cumplidoras y colaboradoras con la administración de justicia pero que a su vez quieren contar con la legítima utilización de sus derechos de defensa.

4.- Redacción o revisión del Código Ético y de las Políticas de Prevención y Control (Modelo de Prevención o Programa de Compliance).

Soluciones Jurídicas Compliance pretende que sus clientes cuenten con un código ético y éste se convierta en el pilar básico del sistema de prevención y de cumplimiento normativo, siendo una de sus principales preocupaciones la confección de los mismos de manera que reflejen con claridad el verdadero espíritu, identidad y valores de la empresa, así como las conductas que se consideran intolerables en la misma.

Para ello cuenta con expertos que trabajan conjuntamente con la empresa en esta confección o reforma del Código Ético o Código de Conducta para hacer de él un instrumento útil para cualquier empleado, y que pueda ser conocido y difundido por todos los integrantes de la empresa, en cualquiera de sus niveles de organización.

5.- Revisión o diseño de la estructura de control, incluyendo el nombramiento del órgano de control.

Un programa de Prevención o de Compliance penal requiere, para su efectividad, que un órgano de control supervise su cumplimiento y lleve a cabo las medidas concretas con el fin de asegurar su adecuada actualización y ejecución.

Este órgano de control y supervisión, tendrá entre sus competencias la supervisión periódica de los sistemas de control y prevención del riesgo penal, a los efectos de que los principales riesgos se identifiquen, gestionen y se den a conocer adecuadamente, contando para ello con una dotación presupuestaria específica.

6.- Establecimiento de un canal ético y de denuncias.

La reforma del Código Penal introduce la obligación de informar de posibles riesgos e incumplimientos al organismo encargado de vigilar el funcionamiento y la observancia del modelo de prevención, como requisito del modelo de prevención de delitos.

¿Qué es un canal ético?

Se trata de una herramienta clave en la prevención de delitos. Esta herramienta permite a las personas que trabajan para la compañía comunicar posibles riesgos, por ejemplo, en caso de un conflicto ético o ante una posible situación de riesgos penales. El hecho de que un empleado comunique un posible riesgo permite a la compañía adoptar medidas para remediar el mismo y proteger sus legítimos intereses.

7.- Sistema disciplinario.

La responsabilidad penal corporativa hace especial hincapié en que se prevea un sistema de sanciones disciplinarias por parte de la propia empresa para infracciones del modelo de prevención. Debe preverse de acuerdo con la regulación laboral aplicable.

La sanción de infracciones del Programa de Compliance es la clave para la eficacia del sistema. La tolerancia de t ales infracciones pone en peligro la credibilidad del Modelo de Prevención.

8.- Plan de formación y sensibilización.

La formación es una condición necesaria para que todos adoptemos una cultura de cumplimiento, pero también para que los responsables del sistema de prevención conozcan las complejas consecuencias y problemas jurídicos que plantea esta nueva responsabilidad penal de la empresa.

Sin formación no es posible la prevención de infracciones o luchar eficazmente con las mismas.

Soluciones Jurídicas Compliance, cuenta con un equipo de abogados que diseñan una formación específica para su empresa en cualquier materia relacionada con el cumplimiento normativo.

9.- Revisiones periódicas y actualización.

Este último elemento viene exigido por el nuevo artículo 31 bis 5.6º. Se recomienda fijar en el manual o programa de Compliance la periodicidad con la que deben llevarse a cabo las revisiones que han de hacerse, la empresa así podrá presupuestar con la suficiente antelación la cantidad de fondos que han de invertirse en esta cuestión.